Teléfono: (+34) 654 518 449

¿Por dónde empezar?, ¿Qué aspectos y rasgos se pueden trabajar de forma medible?

Cuenta un amigo que le encargaron trabajar con un grupo de personas, entre los que habían civiles y militares. Este grupo tenía que trabajar en perfecta armonía en un ambiente hostil. A ninguno de ellos se le había desvelado quién era quién, ni siquiera a los instructores. Una vez empezado el adiestramiento poco a poco mi amigo se fue dando cuenta de cómo funcionaba el grupo y fue reconociendo perfiles y roles en cada uno de los participantes. En un momento determinado la cosa se torció y hubo un grave accidente de uno de los participantes.

En ese momento de tensión, de pánico para algunos y de descontrol incluso para los instructores, hubo uno de los perfiles que destacaba, que mantuvo la calma, sin dar orden alguna llevo a cada persona incluyendo los instructores a realizar tareas específicas para superar el terrible acontecimiento, dirigió eficazmente a cada una de las personas ahí, dio instrucciones acertadas y además lo hizo con un tono amigable, motivador y seguro.

Mi amigo, estupefacto por lo que estaba viendo, en un momento de calma habló con uno de los coordinadores y le preguntó ¿Quién es ese tío? Después de mucho pedir respuesta, se lo desvelaron. Curiosamente era el oficial de mayor rango, pero en ningún momento se comportó como lo que estamos acostumbrados a ver en la ficción. Parecía más bien otro civil, por su tranquilidad, su perenne sonrisa y el cariño con el que trataba a todos.

Lo remarcable es que veías que la gente lo seguía, desprendía como un aura de seguridad y confianza impresionante.

Francamente, aunque llenemos el concepto de liderazgo con miles de metáforas, el Liderazgo es nuestra capacidad de inspirar e influir positivamente en los demás.

Esa capacidad de influencia será mayor o menor en función de la percepción de tu audiencia.

Y lo que miden o calibran para forjar una imagen de Líder son dos ejes principalmente: Resultados y Forma de dirigir.
1. Dirige bien pero consigue pocos resultados (Jefe querido, pero no admirado)
2. Dirige mal y no consigue resultados. (Ni querido, ni admirado)
3. Consigue buenos resultados, pero dirige muy mal. (Temido, pero no admirado)
4. Consigue resultados y dirige bien (Líder)

Pero ¿Cómo trabajarlo?, ¿Qué podemos medir?, ¿Quién sirve de espejo y cómo hacerlo?

A pesar de que todos los años sale una nueva teoría sobre el liderazgo, o le ponen un apellido diferente y salen cosas más altruistas, pero igual importantes por supuesto, no digo que no. Realmente el modelo que se sigue enseñando o entrenando en muchas prestigiosas Universidades y escuelas de negocio del mundo por su simplicidad y su fácil forma, es el situacional. (Hershey, Blanchard).

Se trata de emplear un estilo de liderazgo adecuado, en función del nivel de preparación para la tarea que tenga el cliente de liderazgo. Pero cómo sabemos de qué forma lideramos. O de qué forma lo hace tu Coachee.

No concibo una mejor forma de empezar a trabajar a nivel coaching ejecutivo en este tema que no sea por medio de una herramienta que nos ayude a establecer un punto de partida objetivo. Para eso existe el GRID, (Análisis de estilo de liderazgo)

GRID

 

 

Una herramienta que establece la correlación entre los estilos de liderazgo que aplicamos en distintas situaciones y además con qué frecuencia. Muchos de los problemas de la dirección de personas es que se suele liderar a todos por igual y esto es sobre-liderar a algunos y sub-liderar a otros.

Para un Coachee que quiere mejorar de forma medible su liderazgo este es el primer punto de partida, saber cómo lideramos y sobre todo que sea de forma medible y objetiva.

Los que nos dedicamos al coaching ejecutivo y venimos del mundo de la empresa sabemos que lo que no se mide, no se puede mejorar, lo que no se mide no existe.

Desde el punto de vista profesional este tal vez es uno de los elementos diferenciadores más importante a la hora de trabajar con un ejecutivo. La seriedad, el rigor, la seguridad y la profesionalidad que da esta herramienta, será un antes y un después en tus procesos de Coaching.

 

En el próximo post te cuento cuál es la segunda herramienta ideal para trabajar el liderazgo.

Si quieres aprender y acceder a estas herramientas no te pierdas el Workshop de Liderazgo, donde usaras cada una de ellas y te explicaremos cómo trabajar el liderazgo de forma exitosa.

bot info precios perfer